domingo, 8 de junio de 2014

Y QUE??? SI SOY CHARNEGO


Por querer difamarme en mi tierra me llaman charnego, por querer humillarme, por provenir de terceros, pero si queréis insultarme decirme “te quiero”
¿Vosotros que sois?
¿Qué os creéis?
 Si incluso en vuestra tierra sois forasteros...
 

Y una cosa más os diré, para quien se sienta aludido, no soy andaluz, extremeño, canario, catalán, ni tantos otros nombres, que se os hallan ocurrido, que yo soy quien soy y no me camuflo, que mi sinceridad ya no la conoceréis de eso estoy seguro. Porque no dedicaré una parte más de mi tiempo, a perderlo con explicaciones de un razonamiento que no entiende a razones.
Más tiempo que ellos viviendo en su tierra y me siguen llamando charnego...


charnego, -ga s. m. y f. desp. Persona que ha emigrado a Cataluña procedente de una región española de habla no catalana.

EL CAMBIO

 

Me propuse cambiar y he cambiado.
Me propuse no ser el mismo que era y ahora que soy diferente me dejas de lado.
Mi último adiós, es para ti, mi última despedida te la dedico.
No me vengas con historias del pasado ya te dije que cambié y he cambiado.
No digas que alguien tuvo algo que ver,  no creas que me disuadieron, pues fue el camino que quise escoger, para llegar hasta la meta que quiero.
Quiero que venga el amor a conocerme, quiero también dejar de buscar  ¡deseo tanto sorprenderme!



Una vez y no más, decía cuando lo encontraba, me preguntaba ¿hasta cuándo durará? Este amor que yo esperaba.
Y es que lo hermoso es amar y esperar a quien amas, en vez de desaprovechar el tiempo de cama en cama.
De una cosa me di cuenta, que las amadas que me esperaban, ya no saben más de mí, se me han cerrado muchas puertas. Pero es mejor perder a quien todavía no has amado, que empezar a sufrir por no poder tener, lo que siempre has deseado.
Me propuse no ser el mismo y he cambiado…

SIGO EN PIE!!!


¿Cuantas veces logré vencer al amor? ¿Cuantas veces me retó?  ¿Cuantas y cuantas veces fui el afortunado?
Yo que salí airoso sin nunca tener al amor que retar y a la vez sin tener incluso que amar para ser amado.
Lástima de mí, pues lastimoso es aquel que después de jugar al amor, no mueve ficha.
 

Mísero de aquel que pudo amar y no ama.
Pido piedad por su alma y su desdicha.  Porque vacío y solo, aun acompañado estará su cama.
Pienso que no hay mayor desencanto que no ser correspondido, de no ofrecer lo que se tiene al ser querido.
De no regalarle versos cada amanecer, de no mostrarle la atención que el amor requiere, pues al igual que una flor, se riega para verla florecer.
 
¿Cuántas mentiras al amor le ofrecí en mi canto? ¿Cuántas verdades le oculté? ¿Cuántas veces escuché su llanto?
Ahora soy yo quien llora, ahora soy el que mentiras escucha, jamás estuve tan hundido, ahora soy el que de su alma abusan ya que no soy correspondido.
Pero admito mi derrota, porque soy un caballero, pues no hay mal que por bien no venga, de eso estoy seguro al menos…
 

AUSENCIA

 

Recuerdo el momento que te fuiste de mi lado, desde aquel momento no me siento deseado
 y aunque tuviera mil amantes,
 mil veces a cada una cambiaría por un trocito más de ti.
El recuerdo de tu ausencia, mi mirar sin tu mirada y tu imagen que a lo lejos se distanciaba de mí.
Acarician mis manos cuerpos de diosas, pero me siento vacío y solo, si no te tengo a ti.
Haciendo el amor con desenfrenado deseo y cuando menos lo espero me apiado más de mí.
Cuerpos desnudos acarician mi alma, pero aun así no me sacian te necesito solo a ti.

 
Quizá fue en el momento de perderte, cuando probé la misma muerte y fue mi alma apaleada por no tenerte junto a mí.
Mi espíritu te aclama y mi deseo se derrama porque no encuentra recipiente en el cual poder verter, el mayor de mis instintos que no son otros que los mismos que tuve contigo la primera vez.
Hice un esfuerzo sobrehumano por conservarte entre mis brazos, pero cuanto más aprieto tú te alejas más de mí.
Sin ti todo es distinto, sin ti no me hallo, sin ti no me encuentro, te necesito junto a mi...
 

NUNCA ES TARDE PARA EMPEZAR


Quiero escribir mi vida, como de una poesía se tratara.
 Con desamores, amores y princesas encantadas.
Quiero escuchar de mis amantes suspiros de placer y no plagios de suspiros  aprendidos.
Quiero construir una vida nueva y traspapelar la que vivo.
También quiero conocer a mi amada y no tenerla que imaginar.
Quiero decir te quiero una vez más...
 
Suplico no derramar lágrimas por perder proyectos de amores y ansío derramarlas por alegrías e ilusiones.
Suplico que me dejes quererte, que me des tiempo para conocerte, que tú me esperes  también  y te aseguro que sabré corresponderte.
Suplico no tener que suplicarte.
Suplico poder decir te quiero una vez más.
Deseo comprender tu llanto, entender tu alma, escuchar tu voz.
Deseo ser la llama que enciende la mecha de tu amor.
Deseo estar junto a ti y no tener que esperar.
Deseo poder decir  te quiero una vez más…

ENEMIGOS



Cuanta hipocresía hermanos, los que más te odian, son los que te reciben dándote la mano,
llegan con su sonrisa y te colman de regalos, después te das la vuelta para ser apuñalado.
¿Quién me lo iba a decir? ¿Quién podría imaginar?
Que los que eran mis amigos, son ahora enemigos sin piedad.
Si de ellos dependiera mi felicidad, que triste sería mi vida, si en sus manos yo estuviera, tan solo dolor recibiría.

 

Pero ahora tengo que pensar, que ya no lo son todo para mí y andaré con ojo en elegir a mi próxima amistad,
aunque de todo se aprende, porque la vida le habla, a quien quiere escuchar y el corazón se alecciona, después de cada infidelidad.
Gracias amigos por ayudarme a crecer, gracias a todos porque por primera vez, no me siento abandonado, todo lo contrario me siento afortunado.
Pues lo mejor de esta vida es volver a empezar y verle las orejas al lobo, antes de que te pueda atacar.
Por último mis queridos amigos os quiero comentar, que como dice el refrán,
cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar.



CITA A CIEGAS


Se conocieron por primera vez leyéndose,
amaron sus letras y con ellas, leyeron sus cantos, rieron sus risas y ahogaron sus llantos.
Después comenzaron a escribirse y escribiéndose, hablaron de sueños, leyeron sus voces, discutieron de encantos.
Pocas semanas transcurrieron y ese amor se hizo deseo.
Pasó el tiempo y un momento sin verse se hizo largo, un segundo media vida y todo un día un letargo.
Sentimientos mutuos entre amantes, deseo reciproco entre un hombre y  una mujer, sin verse vez alguna, amantes de almas, tan sólo en el papel.

 
Pero llegó la hora de conocerse y quedaron en silencio… pues ya no les bastaba amarse solo en versos.
En la distancia allá a lo lejos, una sombra se aproxima, ¡seguro que es mi amor...!, cada uno se imagina.
Y aunque nunca se habían visto, se reconocieron al instante, pues habían quedado la noche antes, que ella iría con una rosa y él con un clavel.
Al encontrarse se abrazaron y se fundieron en un beso, ahora podrían amarse con sus cuerpos por primera vez….

 

domingo, 1 de junio de 2014

BELLA SEÑORA


Te invito bella señora, a hacerte coparticipe de mis sueños.
Te invito a que hagamos el amor en ellos, sin ataduras y con desenfreno, sin reglas y sin ningún te quiero.
Tampoco habrá ese “te echo de menos”, porque en nuestro sueño siempre estaremos unidos y como el soñar no hace ruido, no se enterará mi mujer, ni tampoco tu marido.
Amantes cautivos con deseos prohibidos.
Envuélvete en mis sueños, enredate en mi soledad y también entra a formar parte de mi alma.
Siempre me arrepentiré de haberte conocido, porque ahora sin ti, mi vida no cobra sentido.
Te echo a faltar, cuando no estás, solo me queda el recuerdo y para tenerte, recurro a soñar.

Que tristeza estar contigo solo en sueños y cuando despierto no estás, tan solo me queda esperar a que llegue la noche y volver a soñar.
Somos amantes ficticios, nos unen las ganas de amar y al igual que al hielo y al fuego, nos separa la triste realidad.
Puede que llegue el día, puede que llegue la hora, puede que sea mañana o puede que sea ahora, en el que nos cansemos de soñar y nos despertemos del sueño para nuestros cuerpos tocar.
Por eso bella señora, dejemos ya de soñar y demos el gran paso de a nuestras parejas dejar.
Que si nos entendemos en sueños, es por evadirnos de la realidad y por salir de la rutina no nos queda otra que el uno con el otro soñar.
Es tan grande la vida, que yo me siento pequeño y si no te tengo en mis días, por la noche,
 envuélvete en mis sueños...

MALDITO TABACO


Otra vez ocurrió, otra vez el fantasma del pasado me visitó. Pero no cubierto de sabanas y cadenas, sino donde más me duele, en el cuerpo de un entrañable hermano.
Vivencias de antaño que yo creía olvidadas, otra vez vinieron a mi mente, otra vez me hicieron recordar, que el camino más breve hacia el dolor, es el de querer olvidar.
Creía que lo había aceptado, deduje que lo había superado, sin embargo no fue así. Mi angustia ha vuelto a su redil.
Regresó sin avisar, llego sin esperarla y me atacó a traición, como solo asaltan los cobardes, como solo vencen los miedosos y como vencido me sentí.

 

Y sin poder hacer nada, ese devastador enemigo se hizo dueño de la vida de mi padre y de los que le apreciaban.
Pero no voy a dejar que esto siga así, porque más que un hombre, soy una manera de vivir.
El maldito tabaco, ese enemigo indestructible que para muchos es causa de diversión a mi hermano derrotó.
Saben de lo que hablo los adictos, también saben de mis palabras los que pasaron por ese infierno, lo saben pobres y ricos, príncipes y plebeyos.
¿Pero cómo iba a saber yo? Que además de destrozar su vida, destrozo mi corazón.
   
           

SÚPLICA


Si alguna vez te preguntas
¿Quién te echará de menos cuando te vayas?
¿Quién seguirá esperando tu regreso?
Si alguna vez te preguntas ¿quién añora tu presencia?
¡¡¡ Quien sino yo !!!, te respondería y sería una respuesta honesta.
¡¡¡ Más que yo lo dudo !!!
Soy aquel que se quedó sin ti vacío,
 el que no existe si no le miras,
ese que tanto pregunta por ti, a las personas que encuentra en su camino.

 

Aquel que sin dilación te espera y sigue esperando tu regreso…
Tengo preparada para ti una fiesta de bienvenida, para que cuando vuelvas, te sepa amarga la despedida,
 quizá solo piense en mí,
quizá en mi afán de no estar solo, tan solo piense en mí,
pero no se otra manera de ser feliz.
Ya no me salen poemas, ya solo expreso pensamientos,
 no quiero saber de rimas, no quiero jugar a encuentros,
tan solo quiero que vuelvas a mi lado y que me ames como me amaste hace algún tiempo.

 
Que más me dan los sonetos, la prosa y los versos, tan solo me importas tú y que sepas de mi sufrimiento.
Quizás así te apiades y vuelvas a mi lado, te prometo que esta vez será diferente, te juro que he cambiado.
Por último quiero decirte, que si lees esta súplica, hagas como sino la hubieras escuchado, que a mí me será más fácil creer que vuelves a mí porque me echas en falta y no porque te lo haya suplicado.

VOTO EN BLANCO MARFIL



La campaña electoral,  pocas veces me es factible.
Yo te brinde mi amistad,
tu la tiraste y maldijiste.
Pocas veces el amor me ha correspondido,
creía que tú eras diferente,
¡¡¡gracias por haberme prevenido!!!
 

Nunca volveré a caer, esa ofensa no la olvido.
Pero de eso se trata vivir,
de no volver a ser herido.
A penas me quedan ganas de luchar
Ya no me quedan ganas de vencer
Esta vez mi voto se lo llevarán,
los que menos recortéis 









NECESITO DE TI



Recuerdo el momento que te fuiste de mi lado, desde aquel momento no me siento deseado
 y aunque tuviera mil amantes,
 mil veces a cada una cambiaría por un trocito más de ti.
El recuerdo de tu ausencia, mi mirar sin tu mirada y tu imagen que a lo lejos se distanciaba de mí.
Acarician mis manos cuerpos de diosas, pero me siento vacío y solo, si no te tengo a ti.
Haciendo el amor con desenfrenado deseo y cuando menos lo espero me apiado más de mí.
Cuerpos desnudos acarician mi alma, pero aun así no me sacian, necesito más de ti.
 

Quizá fue en el momento de perderte, cuando probé la misma muerte y fue mi alma apaleada por no tenerte junto a mí.
Mi espíritu te aclama y mi deseo se derrama porque no encuentra recipiente en el cual poder verter, el mayor de mis instintos que no son otros que los mismos que tuve contigo la primera vez.
Hice un esfuerzo sobrehumano por conservarte entre mis brazos, pero cuanto más aprieto tú te alejas más de mí.
Sin ti todo es distinto, si ti no me hallo, sin ti no me encuentro, necesito de ti.