domingo, 8 de junio de 2014

ENEMIGOS



Cuanta hipocresía hermanos, los que más te odian, son los que te reciben dándote la mano,
llegan con su sonrisa y te colman de regalos, después te das la vuelta para ser apuñalado.
¿Quién me lo iba a decir? ¿Quién podría imaginar?
Que los que eran mis amigos, son ahora enemigos sin piedad.
Si de ellos dependiera mi felicidad, que triste sería mi vida, si en sus manos yo estuviera, tan solo dolor recibiría.

 

Pero ahora tengo que pensar, que ya no lo son todo para mí y andaré con ojo en elegir a mi próxima amistad,
aunque de todo se aprende, porque la vida le habla, a quien quiere escuchar y el corazón se alecciona, después de cada infidelidad.
Gracias amigos por ayudarme a crecer, gracias a todos porque por primera vez, no me siento abandonado, todo lo contrario me siento afortunado.
Pues lo mejor de esta vida es volver a empezar y verle las orejas al lobo, antes de que te pueda atacar.
Por último mis queridos amigos os quiero comentar, que como dice el refrán,
cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar.