martes, 15 de julio de 2014

EL GALLO QUE CREIA QUE POR EL AMANECIA


  En un gallinero salió del huevo más alejado del ponedero, un pollito mientras todos dormían, dio la casualidad que nació de madrugada mientras todos ponían. El primer sonido un "pio pio" que salió de su pescuezo y a los pocos segundos, todo el gallinero le dio la bienvenida. Su primer pensamiento "he creado la vida" y con esa ilusión pasaron los días...
 
       El pollito ya gallo creció con la idea, de que si cerraba los ojos, no existía aquel que lo viera.


HAY GALLO DESPIERTA QUIERO VER AMANECER
QUE CUANTO ANTES AMANEZCA
EL SOL MAS SE TARDARA EN PONER

Pero un día se durmió y lo despertó un granjero,
¿Cómo pudo suceder?
¿Cómo iba a imaginar?
que antes que él había otro que lo podía reemplazar.

"POBRE GALLO QUE CREÍA QUE POR EL AMANECÍA"



(me compadezco de aquel que se crea imprescindible, porque en esta vida sólo hay una realidad y es que no existe agujero que no se pueda llenar)

LA BOTELLA DE CRISTAL


Me dio por escribir la respuesta del sentido de la vida y la metí en una botella de cristal, la deje sobre la orilla y ola tras ola la fue alejando hasta alta mar. Ahora solo quien la encuentre tendrá  a su alcance la felicidad. Por causa del destino a un náufrago fue a parar, casi sin fuerzas leyó el contenido y le transmitió seguridad. Cerca de la muerte estaba pero la botella le ayudo a flotar, aunque no veía la orilla le dieron ganas de nadar.

 

Saco fuerzas de flaqueza, algo le hizo seguir,  porque lo poco siempre es mucho, si se tienen esperanzas de vivir. Con su último aliento el náufrago se puso a cantar, tarareando melodías se olvidó de todo mal. Lejos de allí pescadores faenando en alta mar, escucharon un murmullo que pudieron descifrar y siguiendo aquel susurro le pudieron rescatar. Y es que de la vida la esperanza es la respuesta, es contagiosa  y no provoca enfermedad, ojala todo el mundo se contagie con mi botella de cristal...



ANGEL CAIDO




Yo que crecí rezando en aquelarres, venerando becerros de oro,
yo que me creía masón y libre pensador,
vengo a tu templo sagrado a rendirte pleitesía y a ofrecerte mi más apreciado tributo:
mi alma...
 
me fui del pandemónium para encontrar la calma y vengo a confesar que estoy equivocado,
eres mi luz en esta noche oscura,
te diré donde orar porque hay silencio,
 donde hay condena, para que concedas indulto,
porque quiero aportar mi piedra a tu santuario y con ella ayudarte a edificar mi futuro.

Cambiaré mis costumbres, hábitos y pensamientos,
pero a cambio no me pidas que te adore, ni que olvide mis recuerdos.
Quiéreme como a un hermano y jamás me decepciones,
estoy hastiado de tanto desengaño,
no vengo con soberbia pero si con rebeldía 
soy víctima de mi ignorancia y verdugo de mi inocencia.
Imploro tu amor y te doy mis ganas de amar,
concédeme equivocarme para poder aprender,
y por último quiero que sepas que me llaman Lucifer...

 

VIVO GRACIAS A UN CARACOL

 

Os contaré una historia que me pasó, un domingo, como uno de tantos domingos, que salí a disfrutar con mi gente y pasar un día divertido...


Estaba con mi familia en un domingo que pasemos en el campo, para coger espárragos, setas y caracoles, en un día medio lluvioso y nublado.

Entonces, cada uno de nosotros nos repartimos en la montaña, para después juntarnos y ver quien había recogido más cosas...

Cuando estaba lejos de los demás, vi un caracol que me pareció enorme y, como no, fui corriendo a cogerlo y también corriendo fui a enseñárselo a los demás, sin darme cuenta de que había una cadena cortando el paso de un pozo ciego. Torpe de mí, no vi esa dichosa cadena y tropecé con la mala suerte de caer en el pozo.
 
Una vez dentro, solo veía oscuridad y el eco que me respondía a mi voz de auxilio, tan solo unos zarzales me impidieron caer hasta lo más profundo, pero cuanto más gritaba SOCORRO, más resbalaba hacia el vacío.

Yo, al ver que no tenía ninguna posibilidad de salir, no me quedó otra que rezar por mi vida y la del caracol que tenía todavía en mi mano. Entonces pensé, porque tenemos que morir los dos, al menos sálvate tú caracol (pensé) y lo dejé entre los zarzales para que pudiera escapar. El caracol se dirigió hacia la luz y al final logró salir.
 
Y al poco tiempo (aunque a mí se me hizo eterno), vi un rostro en la boca del pozo, era el rostro de mi primo que me encontró. Cuando me vio, en seguida pidió ayuda y lograron sacarme de aquel pozo tan profundo. Al salir e incorporarme, le pregunté a mi primo: "¿Cómo te dio por mirar dentro del pozo? “A lo que me respondió: "Es que,  Juanito",  vi a un caracol enorme que salía de él.

 



DIARIO DE UN ESQUIZOFRENICO


UNA VOZ CUANDO MENOS LO ESPERO ME SUSURRA AL OÍDO. ME ACOMPAÑA DESDE NIÑO Y SE QUE SOLO DEJARE DE ESCUCHARLA SI MUERE CONMIGO.
ME DEJO LLEVAR ¡¡¡POR FIN MI VIDA COBRA SENTIDO!!!. VOZ INCONFUNDIBLE ENTRE TANTO RUIDO, TAN SOLO LA OIGO YO, ME SIENTO ESPECIAL SOY "EL ELEGIDO"
¿QUIEN EN SU SANO JUICIO CONTRADECERÍA A DIOS? QUE LOCO CREE NO TENER RAZÓN ENTRE TANTA LOCURA, NO SABER QUE ESTAS ENFERMO, ES LA ENFERMEDAD MAS DURA.
 

TRANSCURRIÓ EL TIEMPO Y CON TRATAMIENTO LA CORDURA. MI PRIMER PASO FUE ACEPTAR, ACEPTAR QUE NECESITABA AYUDA, AYUDA PARA ENCONTRAR ANTÍDOTO PARA MI LOCURA. DESPUÉS DEJE DE OÍR, ESAS VOCES NO ME HABLABAN ¿CUANTO TIEMPO QUE PERDÍ, PARA ENCONTRAR LO QUE BUSCABA? UNA RAZÓN PARA VIVIR, SIN HACERLE DAÑO A NADA.
AHORA EMPEZARE A VIVIR UNA VIDA SIN DOLOR, AHORA EMPEZARE A ESCUCHAR SOBRE TODO AL CORAZÓN...


EL OJO QUE TODO LO VE


Nadie es invisible para ti, nadie indiferente, no hay aquel que te engañe, que te burle o que te estafe,
tu ves la verdad que hay en nosotros, desnudas nuestra alma y no confundes falsedades.
 Nos contemplas y no podemos guarecernos de tu mirada.
Cual vigía nos observas, pero no nos defiendes ante nada,
no nos juzgas, no intervienes ni te apiadas.
Nos estudias como gran observador, pero sin mediar en nada,
nos dejas errar para que crezcamos sabios, nosotros creamos la chispa y nosotros avivamos la llama.
 
Si de mi vida dependiera gran observador ¿me dirías que me ampara? para no caer en la desgracia y para nunca errar en nada.
y si me encuentro en una encrucijada ¿me dirías donde ir? para vivir sin la angustia de elegir y encontrar la paz buscada.
Dime gran espectador, cuándo dejes de observar
 ¿existiré sin tu mirada?
¿dejarías de existir si no hubiera a quien mirar? o ¿empezarías a sentir lo que sienten los vigilados?

 

que no es ni más ni menos que sufrir, como sufre el aprendiz trabajando con sus manos.
¡Oh mísero de mi!...dice él, que todo lo ve
y es que me olvidé de deciros, me olvidé de mentar, que él también era estudiado por una chinche de mar.
 
 Pues de todos es sabido y no me puedo equivocar, que no pasa nada en esta vida, sin que lo sepan los demás,
que ya seas grande o seas pequeño, te puedo asegurar que siempre alguien te verá, ya seas rey o seas plebeyo.

DIOSES DE BARRO



Hubo un día en el que éramos dioses y reinaba la armonía
Nuestra era la tierra, sus alimentos.
Nuestros el sol, la luna y el viento.
Vivíamos inmortales y soñábamos sueños eternos.
Pero pasó en una era no muy lejana, que uno de nosotros destacó y apareció una envidia insana.
No destacó por su bondad, ni por su talento, ni tan siquiera por su grandeza,
sino por su afán de amasar riqueza.





 
Teniendo más que los demás, en poco tiempo hizo adeptos, a los que prometió que a su lado serían más que dioses, que llegarían a ser mortales y únicos en su género.
Les hizo ver que siendo dios entre dioses nunca destacarían y que siendo humanos mortales, de los demás sobresaldrían.
Por ese entonces ya arraigaba además de la envidia, la opulencia y con ella la soberbia.
Desterraron la humildad de su credo, renegaron de su legado, ya no había dioses, tan solo padres, hijos y hermanos.
Alma de dios en cuerpo de esclavo, fue el epitafio del primer hombre enterrado.



 
Y no murió de otra cosa que de pena, por el daño causado y por su condena
Pero aun siendo mortales, que impere una idea,

que una vez fuimos dioses y nuestra alma es la prueba,
que podemos seguir viviendo en armonía, que la vida es un don que muchos olvidan
y que en el próximo epitafio se lea
aquí yace la envidia, aquí yace la muerte y aquí empieza el camino de volver a ser vehementes…

 


TITO PEDRO



Este vídeo va dedicado a la persona más humilde que tuve el honor de conocer...

VA POR TI PEDRO


NACIDOS PARA AMAR





-.DOWN.-

Es cariñoso, algo desgarbado, siempre risueño y transmitiendo alegría,
en este mundo en el que todos piden,
no hay nada en la vida que él no daría.
No es más grande ni mucho más pequeño que cualquier persona.
Si Dios nos hizo a su imagen y semejanza debería ser adorado.
Entonces:
¿Por qué sus palabras no son escuchadas?
¿Por qué sus letras no son leídas?
¿Por qué su llegada sonó a despedida?
Su entrada en la vida fue el despertar de una decepción. Pero su discapacidad desde niño le capacitó para el amor.
¡Hay tantas personas faltas de cariño que necesitarían de su sentimiento! Las que se catalogan normales se creen muy valientes, pero son incapaces de demostrar el amor, de proclamar lo a los cuatro vientos.
¿A cuántas personas conocéis con esta carita de ángel que no demuestren su afecto?

PEREZA




Amigos, aunque parezca mentira que trabajo da la pereza, solo de pensar en ella me hace apático y me sumo en la tristeza.

Pereza, pecado capital entre pecados, aunque si todos a la hora de pecar la utilizáramos, muchos se echarían atrás, pues resulta laborioso pecar y más aún si estas desganado. Cuando la desgana se impregna en el alma, cuando la diligencia te abandona, cuando da desidia soñar, he incluso cuando te da pereza de ser persona, empieza a trabajar la laboriosidad, si no quieres ver como tus virtudes se amontonan sin poderlas aflorar y sin darles oportunidad a que se desvanezcan como olas en el mar.

 

¿Qué tendrá la pereza? que al más humilde y al más soberbio atrapa, que rehuye obligaciones, que rinde a vencedores y a la voluntad mata.

Una vez que te cautiva, es difícil liberal, quien la ha sufrido alguna vez, sabe que digo la verdad. La pereza empobrece nuestra vida, nos hace mediocres, nos aleja de nuestros objetivos, nos mata poco a poco, sin tregua ni cuartel, no hace prisioneros y es que la pereza no se fatiga, jamás se quedará sin aliento, nos transforma en estatuas de mármol sin utilizar cincel.

Cuando la pereza me envuelve, me aíslo del mundo, me refugio en la pena y aunque vea cerca la alegría, todo mi ser me frena, es una de las más horribles condenas, pues lejos queda el indulto y para más inri, más larga se hace la espera... 

COMPUESTA Y SIN NOVIO


Compuesta y sin novio me quedé,
he salido airosa en la batalla del querer.
Estoy feliz que no os quepa la menor duda
¡¡¡Y que me quiten lo bailao de toda esta andadura!!!
Todos me dicen que estoy loca,
que perdí al amor de mi vida,
pero yo les digo que estoy muy cuerda,
ya que lo mandé a la casilla de salida...
 
Mis días dependían de él, menos mal que por las noches
me quedaba el desahogo,
que acababa antes de yo empezar,
con eso os lo digo todo.
Antes de terminar el idilio lo dejé claro,
no quiero más lastres en mi vida
y tu pesas demasiado.
Ahora sin romance soy la más feliz del mundo
 y aun me queda el consuelo,
de haber probado el embutido,
sin quedarme el cerdo entero.
 


NO MATEIS A GALICIA!!!



EL AMOR DE MI VIDA


Recuerdo estar llorando
La siento, la veo en la distancia,
Pero estoy llorando
Siempre la recuerdo solitaria, fría
Y aun así la seguiré contemplando
Hubo un día en el tuve el honor de recorrerla
Me adentre por paramos en los que nunca nadie había estado
Desde el alba hasta el ocaso, poco trayecto fue el andado
Pero bastó tan solo una noche, para que mi amor fuera colmado
Regalándome estrellas me sedujo y al calor de una hoguera me envolvió su embrujo
 

Como podre olvidar su llamada
Como poder levantarse cada mañana y no poderla recorrer
Si alguien tiene la clave
Por favor hacérmelo  saber
Desde que la vi elegí ser guardián
y  con todo mi ser protegeré a esa fortaleza
cómo deciros cuánto la amo
como expresar tanta belleza
algún día volveré para yacer en su grandeza
si vale la pena vivir es para morir en Ordesa...
El Valle de Ordesa está ubicado en el Pirineo central de Huesca, comarca del Sobrarbe, Aragón (España). Está catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

LA MALDICION DEL HOMBRE QUE NUNCA ENVEJECIA



Hubo una vez un hombre, que nunca envejecía y de cada siglo los últimos treinta años maldecía, no le gustaba ver como se marchitaban sus amadas y ese grandioso don para él era una maldición.
Pero un as en la manga le quedaba y era su conocimiento, pues fue el primero en conocer, a la lluvia, las nubes y el viento.
 Con la eternidad que vivió en su día, hizo riquezas, fundó naciones y formó legiones.
Hasta que una vez, así cuenta la historia, logró ese hechizo romper y esa fue su mayor victoria.
 La gracia de saber, que cada momento es imprevisible y la certeza de apreciar lo que es irrepetible.

Cerca de cincuenta años aparentaba, que sin duda es la mejor edad, un madurito como poco interesante, de baja cuna y alta cama, que seguía enamorado de su primer amor y que se sentía abandonado por su amada.
Ahora la única meta en su vida, era terminar la partida y poderse retirar.
Pero llegó a cumplir los ochenta y más diez los noventa.
 Entonces se paró a pensar… quise ser mortal, pero me olvidé pedir, que los pocos años que pasara, fueran en compañía de mi amada.
La moraleja de este cuento, es muy fácil de entender, hay que vivir el momento, pues cuanto menos lo esperamos
ya se fue”…

CARACOL ENAMORADO


¡Dime apreciado caracol! el camino que te arrastra hasta el amor
¿te valió la pena recorrerlo?
Pues cuando llegues hasta él,  puede que seas el único en saber, que ya no puedes conocerlo.
Muchos siguieron raudos tu camino, se anticiparon a ti
 llegaron antes a tú destino
¡Se declararon a tu querida!
Lo siento lento caracol, dejaste el rastro que llevaba a su guarida

Por eso te vuelvo a preguntar,
¿valió la pena el esfuerzo?,
para encontrarte al llegar, que tu amor estaba amando a otro en tu lugar
y que en vez de una acalorada bienvenida,
 te dejo con más ganas de no volver a  amar,
pues no hay nada que duela más en esta vida
que el amargo desamor y la triste despedida...