martes, 15 de julio de 2014

CREADOR DE ILUSIONES


Gracias a las vivencias de esta vida que le acongoja, crea en la soledad de su buhardilla escritos en forma de prosa.
Concentrado, inerte y a la vez desafiante, con una hoja y una pluma, da forma a la belleza.
Como cualquier escultor con un cincel que extrae la imagen que se esconde en la roca, como un pintor que con su pincel transmite al lienzo perecedero la hermosura eterna, él en su guarida invita al lector a mundos lejanos y tanto batallas como treguas, están a merced de héroes y villanos…

Pone su mayor voluntad en el empeño, una gran responsabilidad para alguien tan pequeño. Pero se crece en cada escrito y le da alas cada verso.
El y sus pensamientos, quien me iba a decir que ayudaría a reírse al malhumorado, a sentirse bien el desgraciado, a hallarse el perdido y al más humilde enriquecerle el oído.
El y su prosa, el y su pluma, el y sus versos, no le creáis egocéntrico, pero tan solo a el se tiene, para crear y para imaginar que no está solo en este mundo tan grotesco.
A la vez que escribe, sus penares desaparecen, aunque también con la tristeza escribe versos el poeta. Le pagan con leerle y les esta eternamente agradecido, pues no hay nada peor en este mundo que caer en el olvido.
 Doy gracias a quien lea este escrito hecho en un lugar de sacramento, porque si os digo la verdad, sin vosotros lectores nada tengo.