martes, 15 de julio de 2014

NACIDOS PARA AMAR





-.DOWN.-

Es cariñoso, algo desgarbado, siempre risueño y transmitiendo alegría,
en este mundo en el que todos piden,
no hay nada en la vida que él no daría.
No es más grande ni mucho más pequeño que cualquier persona.
Si Dios nos hizo a su imagen y semejanza debería ser adorado.
Entonces:
¿Por qué sus palabras no son escuchadas?
¿Por qué sus letras no son leídas?
¿Por qué su llegada sonó a despedida?
Su entrada en la vida fue el despertar de una decepción. Pero su discapacidad desde niño le capacitó para el amor.
¡Hay tantas personas faltas de cariño que necesitarían de su sentimiento! Las que se catalogan normales se creen muy valientes, pero son incapaces de demostrar el amor, de proclamar lo a los cuatro vientos.
¿A cuántas personas conocéis con esta carita de ángel que no demuestren su afecto?