domingo, 3 de agosto de 2014

AVE FENIX


 

Cuantas vidas malgastadas, nunca hacia prisioneros.
Siempre mirando hacia delante, sin querer mirar al suelo.
Apunto estaba de perderme, por el camino equivocado.
Siempre sintiéndome sólo, aunque estuviera acompañado.
 

 
Pero no sabia, lo caprichosa que es la vida.
Cuando creí que era el final, empezó mi punto de partida.
Encontré una comunidad, donde se aprende del pasado.
Donde no existe mañana, "solo por hoy", es su legado.
Nadie tiene nombre, aunque comparten su experiencia.
No se admiten los consejos, pero si las sugerencias.
 
 
Lo primero que escuché, fue: bienvenido compañero.
Se acabó tu sufrimiento, ya jamás estarás solo.
Y la promesa se cumplió, de la noche a la mañana.
Con esfuerzo, disciplina y con un poco de programa.
Ahora soy feliz, tengo una vida por delante.
Para seguir y reparar, los errores que hice antes.

 
juan antonio navarrete