martes, 16 de diciembre de 2014

MUSA POR UN DIA



¿En que terminará este querer dilatado? ¿Su continuidad me llevará al amor?
¿Por qué me siento atolondrado? Y tan cercano a Dios.
Esta sensación que me invade, no la puedo explicar, cabello negro y tequila, con sus mariachis detrás.
No comprendo que me pasa, no me sale nada bien, pero siempre estoy contento y con ganas de saber:
¿Qué tendrás puesto mañana? ¿Qué sonrisa te pondré?
Por las noches ya no duermo, esperando amanecer, por el día siempre sueño con tu perfume de mujer. Un perfume que me embriaga, aunque no lo pueda oler, pero también eres mi musa, aunque no te pueda ver.



Hago planes de futuro, construyo castillos de papel y en mi alma guardé un hueco para que te metieras tú también.
Una vez me sugirieron, nunca pierdas la esperanza, muchas vueltas da la vida, nunca sabes que te aguarda.
Si una cosa me concedieran, no me lo tendría que pensar, pediría tu deseo ya que tengo tu amistad.
La lumbre del cariño, es la llama del amor, el que solo tienen las parejas, el que quema tanto como el sol.

juan antonio navarrete